HISTORIA DE LOS ESTUDIOS LINGÜÍSTICOS DEL AYMARA

 
   1. El período colonial.  
   2. El período republicano.  
   3. El período moderno.  
   4. Los estudios lingüísticos modernos.  
   

1. El período colonial

       
Tapa Bertonio

Tapa de la edición facsímile del Vocabulario de Ludovico Bertonio de 1994.

Durante la colonia, la Iglesia tuvo más interés en usar las lenguas andinas, por ejemplo el aymara, como vehículos de conversión, en tanto que el Estado prefería saltar directamente al castellano. En los primeros materiales de adoctrinamiento, impulsados en los Concilios Limenses del siglo XVI, por primera vez se intentó normalizar el aymara, para mayor control del léxico de la evangelización. Otros eclesiásticos estudiaron las lenguas andinas, basándose en los fundamentos gramaticales del latín. Ludovico. Bertonio SJ, en su Arte breve de la lengua aymara, Gramática aymara y otras siete obras (1603-1612), se centró en la variante aymara de los Lupaqa. En 1616, Diego Torres Rubio SJ escribió un Arte de la lengua aymara. En general, el período colonial se caracteriza por los intentos de adoctrinar a los hablantes con sus propios escritos, más que apreciar cualquier valor lingüístico y cultural de los textos andinos en su propio derecho.

   

2. El período republicano

       
Acta

El Acto de la Independencia de Bolivia, en aymara.

En las repúblicas andinas, la lengua aymara escrita en el alfabeto latino fue incorporada en el proyecto criollo de integración nacional a través de la escritura, por ejemplo en traducciones de la “Declaración de Independencia”; lo mismo ocurrió en la Revolución boliviana de 1952. El interés en la lengua aymara como objeto de estudio comenzó en el siglo XIX, con las descripciones culturales y lingüísticas de viajeros y etnógrafos de la época (Forbes, Middendorf).

 

   

3. El período moderno

       

Monolito

El Monolito Bennett en El Prado, en los años 1940s.

Este proceso aceleró en los inicios del siglo XX (con los trabajos de Bandelier y la obra monumental de Rivet y Créqui Montfort), y en los años 40s con estudiosos de los EEUU. (Tschopik, La Barre, Sebeok). También hubo una gama de estudios religiosos sobre el aymara en todo este período (desde los bolivianos Soria Lens y Beltrán a los extranjeros Aguilo, Albó, van der Berg y van Kessel).

Los esfuerzos de los aymarólogos nacionales (Tarifa Ascarrunz y Lanza Ordóñez) de sistematizar la ortografía y unificar el alfabeto del aymara, recibió un apoyo mayor con la creación en 1965 del Instituto Nacional de Estudios Lingüísticos, INEL, dependiente del Ministerio de Educación y Cultura, y en los años 70 de SENALEP (Servicio Nacional de Alfabetización y Educación Popular), con su Plan Nacional de Alfabetización, en que se enseñaban una educación bilingüe en esta lengua.

   

4. Los estudios lingüísticos modernos

       
Florida

Abiword

Hiphop

Fuente: hiphoparchive.org
http://hiphoparchive.org

Los estudios de la lingüística moderna sobre la familia lingüística aymara comenzaron con la obra de Matha Hardman sobre la lengua emparentada con el aymara: Jaqaru (1983). Luego, en 1988, apareció la primera edición en castellano de Aymara: Compendio de escritura fonológica y gramatical por M. J. Hardman y otros, que sirvió como la base lingüística para el desarrollo de muchos estudios gramaticales posteriores escritos por los propios aymaras (ver p. ej. Gutiérrez M. 2007). Esta gramática fue revisada y actualizada por Hardman en el libro Aymara (2001a). Entre los esfuerzos de los lingüistas de los países andinos, habría que destacar los trabajos de Alfredo Torero, en especial Idiomas andinos – lingüística e historia (2002), y de su estudiante Rodolfo Cerrón-Palomino con su Lingüística aymara (2000). Para un resumen de los estudios sobre aymara hasta la actualidad ver también la bibliografía en Fabre (2005) y la descripción comentada en Adelaar y Muyksen (2004).

Asimismo la obra El idioma aymara: Variantes regionales y sociales (1994) de Lucy Therina Briggs, abrió el campo de los estudios dialectales de esta lengua.

Otra tendencia actual en los estudios lingüísticos andinos, que ya mencionamos, es la llamada “nueva síntesis”, un intento de repensar la lingüística histórica comparada para poder vincular la arqueología andina con los estudios lingüísticos de la región, y así averiguar mejor la relación entre los orígenes y expansión de lenguas como la aymara, y qué civilizaciones del pasado podría haber hablado esta lengua. Los trabajos de Paul Heggarty (2007, 2008) son claves aquí.

Actualmente, contamos con programas del aymara en el Internet, por ejemplo en el sitio de la Universidad de Florida y la traducción de Word al aymara en Abiword. También se cuenta con programas de traductores al aymara, por ejemplo el conocido Traductor Multilingue Atamiri Proyecto de software de traducción de Iván Guzman de Rojas. Según su autor, este traductor usa al aymara como lenguaje intermediario. Existe también Freelang,sitio de voluntarios con mucha información y diccionarios de lenguajes. El diccionario de aymara creado aquí por Eduardo Sadier tiene más de 5000 entradas.

Si se tiene interés en juegos para niños en aymara, se puede visitar el sitio Khititsa nayaxa?, uka yatiqawi, la versión aymara del KIDLINK, una organización educativa con sede en Noruega.

Se usa aymara también en el lenguaje del Hip hop.